TONSILOLITOS O CÁLCULOS AMIGDALINOS

Los tonsilolitos o cálculos amigdalinos se producen cuando restos de comida, las bacterias y otros desechos se quedan atascados en las criptas o fosas de las amígdalas. Estos restos se calcifican o se endurecen y se convierten en un tonsilolito.

¿Por qué aparecen los tonsilolitos?

Las principales razones de aparición son:

  • Mala higiene oral. Es muy importante mantener la boca limpia, cepillar los dientes al menos dos veces al día y limpiar bien la lengua.
  • Los restos de alimentos que se convierten en bacterias.
  • Fumar.
  • Infecciones virales.
  • Glóbulos blancos, también conocidos como leucocitos, muertos.
  • Hiperfunción de glándulas salivales.

Principales síntomas de los tonsilolitos o cálculos amigdalinos

  • Mal aliento. La presencia de halitosis constante es uno de los síntomas más claros y reveladores de este problema en las amígdalas. De hecho, la tonsilolitis es una de las principales causas del mal aliento entre la población general.
  • Problemas y dolores al deglutir.
  • Presencia de calcificaciones de color blanco en las amígdalas.
  • Sensación de cuerpo extraño al tragar.
  • Dolor de garganta.
  • Amigdalitis, originada por la infección de los tonsilolitos.
  • Es posible que presentes dolor de oído, debido a la cercanía de ambos órganos.
  • Infecciones en la boca originadas por las bacterias orales.

Remedios caseros para curar los cálculos en las amígdalas

  1. Gárgaras con agua salada

Hay que hervir el agua con dos cucharadas de sal de mesa, cuando la solución se vuelva tibia hacer gárgaras con la misma.

  1. Gárgaras con vinagre de manzana

También puedes realizar gárgaras con vinagre de manzana. Gracias a su acidez ayuda a eliminar las piedras en las amígdalas.

  1. Masticar ajo

El ajo es un antibacteriano natural y es una buena forma de luchar contra las bacterias que provocan las piedras en las amígdalas. Aunque el sabor sea un poco fuerte, es un gran aliado para prevenir la aparición de los tonsilolitos o para ayudar a su eliminación.

  1. Extraerlas con ayuda de hisopos

Algunas personas usan los hisopos para desalojar los cálculos amigdalinos, sin embargo, es recomendable que consulte con su médico antes de optar por este método.