SÍNDROME DE CONGESTIÓN PÉLVICA

El síndrome de congestión pélvica está causado por la acumulación de sangre en las venas de la pelvis, que se han ensanchado (dilatado) y se han vuelto tortuosas (varices o venas varicosas). Este dolor es de larga duración (crónico) ya que se presenta durante mas de seis meses.

El varicocele testicular

En los hombres existe una patología venosa muy similar que se conoce como varicocele testicular, que se caracteriza por la presencia de varices localizadas alrededor del testículo que producen dolor y alteración de los espermatozoides e incluso atrofia testicular.

Entre un 16-20% de los hombres tiene varicocele en uno de los testículos y es uno de los motivos más frecuentes de infertilidad.

Síntomas del síndrome de la congestión pélvica

El principal síntoma del síndrome de la congestión pélvica suele ser un dolor opresivo y sordo en la zona de la pelvis que se agrava al sentarse, mantenerse de pie, durante o después de las relaciones sexuales o justo antes del inicio de la menstruación.

Otros signos habituales son:

  • Dolor crónico en la pelvis.
  • Molestias rectales.
  • Mayor frecuencia urinaria.
  • Pesadez en la región inferior del abdomen.
  • Hemorroides o varices en la zona vulvar, perianal, en glúteos o en la cara interna y externa de los muslos.
  • Dolor a la hora de tener relaciones sexuales.
  • Síntomas depresivos asociados al dolor.

¿Cuáles son las causas del síndrome de congestión pélvica?

Este síndrome aparece principalmente en mujeres que están en edad fértil (que pueden tener hijos). Puede ser más común en las mujeres que han dado a luz a más de un bebé. Las venas de la pelvis se agrandan durante el embarazo. Pueden permanecer agrandadas después del embarazo y causar síntomas.

Las hormonas también pueden ser parte de la causa. Los estrógenos hacen que las venas se agranden (se dilaten). Esto podría explicar por qué esta afección no es común después de la menopausia.

¿Cómo aliviar los síntomas del síndrome de congestión pélvica?

Aparte de consultar con el especialista y seguir sus pautas y tratamientos, existen otro tipo de tratamientos no farmacológicos efectivos como:

  • Realizar ejercicio físico.
  • Utilizar medias compresivas.
  • Aplicar frio en la zona, ya que es vasoconstrictor e antiinflamatorio.
  • Reposar con las piernas elevadas.