PROTECTORES SOLARES

Los protectores solares son productos que impiden o reducen la penetración de los rayos ultravioleta (UV) a través de la piel. Los protectores solares hay que utilizarlos todo el año, sobre todo cuando se trata de pieles sensibles o con afecciones dermatológicas.

Tipos de protectores solares

Hay dos tipos de protectores solares:

  • Filtros físicos: También llamadas pantallas totales. Reflejan toda la radiación solar, impidiendo que esta penetre en la piel y produzca enrojecimiento, quemaduras, etc.
  • Filtros químicos: Actúan absorbiendo la radiación solar y transformándola en otro tipo de energía no nociva a la piel. Dan lugar a los factores de protección solar (FPS).

¿Qué es el factor de protección solar?

El factor de protección solar (SPF o FPS) indica el número de veces por el que se multiplica el tiempo que se puede permanecer al sol sin quemarse. Pero, aunque no se queme, la piel sufre. Incluso las cremas que ofrecen un índice de protección solar más elevado no bloquean el paso de las radiaciones ultravioletas, por lo que no protegen al 100%.

  • Factores 15 a 25 son de protección media.
  • Del 30 al 50 ofrecen alta protección.
  • Más de 50 (50+) son cremas de protección muy alta.

Protectores solares resistentes al agua

Existen dos tipos de cremas solares resistentes al agua:

  • Water resistant o resistente al agua: El producto conserva su capacidad fotoprotectora hasta después de 40 minutos de inmersión.
  • Waterproof o muy resistente al agua: El producto conserva su capacidad fotoprotectora hasta después de 80 minutos de inmersión.

Recomendaciones para protegerse del sol

  • Mantenerse alejado del sol cuando sus rayos son más fuertes (entre las 10 a.m. y las 16 p.m.)
  • Usar protector solar con un FPS de 15 o más y reaplicarlo regularmente.
  • Usar gafas de sol que brinden 100% de protección contra los rayos UV.
  • Evitar las lámparas solares y las camas para broncearse.
  • Revisar la piel con regularidad para detectar cambios en el tamaño, la forma, el color o la textura de sus marcas de nacimiento, lunares y manchas. Esos cambios pueden ser un signo de cáncer en la piel.