PIES PLANOS

Decimos que una persona tiene pies planos cuando el arco de la parte interna del pie está aplanado, lo que hace que toda la planta del pie toque el suelo cuando la persona está de pie.

Suelen afectar principalmente a niños, aunque los adultos también pueden desarrollarlos. Por sexos, esta patología podal tiene mayor prevalencia en las mujeres, sobre todo después de un embarazo o con la menopausia.

¿Se pueden evitar los pies planos?

Evitar lesiones y prestar atención a tus pies es esencial para evitar sufrir de esta afección. Intenta llevar una vida saludable, controlar tu peso y prestar especial atención a este problema si estás embarazada o sufres diabetes.

Además, existen una serie de ejercicios que son más apropiados para formar el arco de pie como andar de puntillas, caminar descalzo por la playa o agarrar objetos con los dedos de los pies

¿Cuándo hay que ser visitados?

Siempre se aconseja visitarse en la infancia. Tratar los pies cuando todavía estamos en edad de desarrollo es fundamental para favorecer la buena posición de los pies y de las rodillas. Es a partir de los 15 años aproximadamente cuando el cuerpo es como el de un adulto, la tibia ya esta casi osificada y no podemos modelar el crecimiento.

Siempre que sospechemos de tener una alteración tenemos que acudir a la clínica podológica.

¿En qué consiste el tratamiento?

En los casos en los que los pies planos provoquen dolor al caminar, se recomienda el uso de plantillas, calzado ortopédico o cuñas. También se deben evitar aquellas actividades o movimientos que provoquen dolor, en caso de padecer otras patologías como obesidad o sobrepeso se debe reducir el peso, para reducir el nivel de dolor y para la inflamación las técnicas son la fisioterapia o la terapia de ultrasonidos. Y en los casos más graves de pie plano se puede optar por la cirugía para limpiar y reparar el tendón que produce la carencia de arco en el pie y así fusionar algunas articulaciones del pie hasta conseguir la posición correcta.