ONICOCRIPTOSIS O UÑA ENCARNADA

La onicocriptosis o uña encarnada se produce cuando, por algún motivo, las uñas del pie crecen en exceso, alcanzan el borde del dedo y acaban “enterrándose” en nuestra propia carne.

Esta dolencia puede afectar a cualquier uña del pie, aunque se produce con mayor frecuencia en el dedo gordo, en concreto la parte interna que está en contacto con el segundo dedo.

Causas de la onicocriptosis o uña encarnada

La causa principal y más común es debido a un mal corte de uñas, aunque hay diferentes causas:

  • Forma de la uña.
  • Dedos en martillo o que sufra de juanetes.
  • Tipo de pisada.
  • Exceso de sudoración.
  • Pasar mucho tiempo de “puntillas “como por ejemplo en el ballet o en la gimnasia rítmica.
  • Usar calzado inapropiado: talla incorrecta o punta muy estrecha.
  • Usar calzado de seguridad: las punteras reforzadas con material rígido (metálico o similar) incrementan el riesgo de padecer uñas encarnadas.

Síntomas uña encarnada

Los síntomas de una uña del pie encarnada son los siguientes:

  • Dolor y sensibilidad en uno o en ambos lados de la uña del pie.
  • Enrojecimiento alrededor de la uña del pie.
  • Hinchazón alrededor de la uña del pie.
  • Infección del tejido que rodea la uña del pie.

¿Como se tratan las uñas encarnadas?

Hay dos tipos de tratamientos:

  1. Consiste en realizar un corte sobre el borde de la uña para después aplicar una reeducación ungueal, se trata de que la uña siga creciendo en una dirección que evite que se vuelva a clavar en la carne de alrededor del dedo.
  2. Se realiza una cirugía de carácter ambulatorio para operar la uña encarnada cuando haya presencia de granuloma o la técnica anterior no surta efecto.