MANIOBRA DE HAMILTON

La maniobra de Hamilton o también conocida como separación de membranas, es una maniobra que se realiza para lograr que la mujer se ponga de parto.

A través de un tacto vaginal, realizando un movimiento circular con los dedos, se intentan separar las membranas para despegarlas del útero. Esta maniobra hace que el cuello libere prostaglandinas, lo que aumenta las probabilidades de que el parto se desencadene en las siguientes 48 horas, reduciendo así el uso de otros métodos para inducir el parto.

Cuando se realiza

Esta técnica se emplea cuando el ginecólogo determina que es conveniente interrumpir el embarazo por cuestiones de salud que pueden afectar a la madre o al feto. La maniobra de Hamilton se realiza por el ginecólogo y con ella lo que se consigue es que el bebé pueda nacer ese mismo día o durante la noche. Es una alternativa a la inducción del parto farmacológica, ya que esta se realiza mediante un tacto vaginal. En algunos casos, la maniobra no funciona por lo que es posible que deba realizarse nuevamente pasados unos días.

Estas algunos de los casos en el que se podría utilizar esta técnica e inducir el parto:

  • Un embarazo prolongado, más allá de las 41-42 semanas.
  • Que se produzca alguna complicación técnica y del embarazo.
  • Que se rompan prematuramente las membranas sin que comience el parto en un plazo de 24 horas.
  • Infecciones o la muerte del feto dentro del útero.
  • Que el feto corra algún tipo de riesgo por no poder recibir nutrientes u oxígeno suficiente a través de la placenta.
  • Otras razones de conveniencia personal por asuntos varios como circunstancias laborales, problemas familiares… etc.

Complicaciones de la maniobra de Hamilton

Esta se trata de una técnica rodeada de polémica por los riesgos que conlleva, sin embargo, si se hace de forma delicada no tiene por qué ser peligrosaAlgunas de estas complicaciones pueden ser:

  • Sangrado, que suele ser leve.
  • Dolor, que debería ser escaso. Es más, debería ser prácticamente indoloro.
  • Rotura prematura de membranas, una circunstancia que no debe producirse si la maniobra se realiza delicadamente.