LA VULVODINIA

La vulvodinia es el dolor permanente o esporádico, pero recurrente, en la zona de la vulva.

En algunos casos el dolor se siente en diferentes áreas de la vulva y en momentos distintos, de manera constante o intermitente. En otros, puede presentarse en una determinada región del órgano en el momento de someterla a presión, como ocurre en las relaciones sexuales, con el uso del tampón o cuando se permanece mucho tiempo sentada.

Causas de la vulvodinia

Se desconoce la causa exacta de la vulvodinia, las causas pueden incluir:

  • Irritación o lesión a los nervios de la vulva.
  • Cambios hormonales.
  • Reacción exagerada en las células de la vulva a la infección o lesión.
  • Fibras nerviosas adicionales en la vulva.
  • Músculos débiles del suelo pélvico.
  • Alergias a ciertos químicos.
  • Factores genéticos que causan sensibilidad o reacción exagerada a la infección o inflamación.
  • Los hongos.
  • Los productos químicos de higiene, como jabones íntimos femeninos.
  • Uso de detergentes en la ropa interior.
  • Tratamientos quirúrgicos o con láser en la región genital de las mujeres.

Síntomas

El síntoma principal de la vulvodinia es dolor en la región genital, que puede tener las siguientes características:

  • El tejido vulvar podría verse ligeramente inflamado o hinchado.
  • Ardor.
  • Inflamación.
  • Escozor.
  • Relaciones sexuales dolorosas (dispareunia).
  • Picazón.

Consejos si padeces vulvodinia

  1. Use ropa interior blanca.
  2. No utilice ropa interior y pantalones ajustados.
  3. Si hace deporte utilizar ropa cómoda.
  4. Utilice jabones suaves y sin perfumes.
  5. Siempre use compresas de algodón al 100%, evitando el salva-slip.
  6. Aplicar compresas frías o hacer baños en el bidé con agua fría después de las relaciones sexuales o después de orinar si se incrementaran tus síntomas.
  7. Evitar el contacto prolongado con el área de la vulva con champú o gel de ducha.
  8. No aguantar durante mucho tiempo la orina.
  9. Utiliza sólo lubricantes solubles en agua en lugar de uno con o glicerina, porque puede irritar tu piel.
  10. Evitar los ejercicios físicos que implican el roce y la fricción continua o excesiva en la región de la vulva, (por ejemplo, la bicicleta estática, el spinning o la equitación).