LA SEXSOMNIA

La sexsomnia es un tipo de sonambulismo que consiste en intentar consumar de forma inapropiada el coito o masturbarse durante el sueño, con amnesia posterior de lo ocurrido. Puede coexistir con otras parasomnias, como sonambulismo y despertares confusos.

Causas de la sexsomnia

Las causas de la sexsomnia se desconocen. Sin embargo, algunos casos se han asociado con el síndrome de apnea obstructiva del sueño, el bruxismo, trastornos psicológicos, el síndrome de piernas inquietas, el uso de ciertos fármacos y consumo abusivo de estupefacientes y/o alcohol.

Síntomas de la sexsomnia

Pueden observarse síntomas similares a los que se presentan otras parasomnias, como, por ejemplo:

  • Cansancio o fatiga excesivos.
  • Cierta lentitud física y mental en la realización de movimientos o acciones cotidianas.
  • Parecer estar desconectado.
  • Indicios de depresión.
  • Iniciar juegos previos con otra persona.
  • Relaciones sexuales o sexo durmiendo.
  • Orgasmo espontáneo.
  • Gemidos o sonidos sexuales.
  • No tener recuerdos del sexo durante la noche.
  • Mirada en blanco durante la sexsomnia.
  • No responde al entorno exterior durante los eventos.
  • Incapacidad o dificultad para despertarse durante esta parasomnia.

¿Cómo se diagnostica?

Al no recordar nada de estos episodios, se dificulta el diagnostico en estos pacientes. Normalmente, son las parejas o las personas que han vivido el comportamiento sexual anómalo las que lo plantean.

¿Cómo se trata la sexsomnia?

Actualmente, no existe un tratamiento específico para la sexsomnia, esta se suele tratar de forma similar al estrés. Además de la medicación, son importantísimas las pautas relacionadas con la higiene del sueño como:

  • Evitar ver la televisión y el móvil antes de dormir.
  • Mantener horarios estrictos.
  • Evitar el consumo de alcohol y estupefacientes.
  • Realizar ejercicio físico.