LA LEISHMANIOSIS EN PERROS

La leishmaniosis en perros es una enfermedad causada por el parásito Leishmania infantum, este parásito se encuentra ampliamente distribuido por toda la cuenca mediterránea, pero necesita que un insecto en particular, que en España se trata del mosquito Phlebotomus perniciosus, pique a un perro infectado y luego a uno sano para que pueda propagarse entre la población.

El periodo de incubación puede variar entre 3 y 18 meses, de forma excepcional, la enfermedad puede permanecer en latencia durante varios años.

Época de riesgo para la leishmaniosis

La temporada de mosquitos comienza con el calor, normalmente en mayo y finaliza en septiembre u octubre si se prolonga el verano. Los mosquitos permanecen durante el invierno en estado de larvas cuaternarias. En las zonas más cálidas de España encontramos mosquitos prácticamente todo el año.

Sintomas de la leishmaniosis en perros

  • En lo referente a la piel, puede presentar, entre otros, los siguientes signos y síntomas:
  1. Dermatitis (inflamación de la piel) con alopecia (caída de pelo).
  2. Ulceraciones.
  3. Crecimiento exagerado de las uñas.
  4. Formación de nódulos y pústulas.
  5. Hiperqueratosis (engrosamiento de la piel).
  6. Despigmentación naso digital (nariz y dedos).
  7. Descamación y alopecia auricular y periocular.
  8. Pelo opaco y quebradizo.
  • Cuando se ven afectados los órganos internos, el animal padece leishmaniosis visceral y puede presentar los siguientes problemas:
  1. Aumento del tamaño abdominal por el aumento del tamaño del hígado (hepatomegalia).
  2. Pérdida de peso.
  3. Disminución de la actividad.
  4. Alteración del riñón, si esto último sucede, el desenlace puede ser fatal.

¿Tiene cura la leishmaniosis?

Lo mejor para esta dolencia es prevenirla, ya que, si el perro enferma de leishmaniosis, el animal tendrá que convivir con esta afección el resto de su vida, pues no tiene cura. El veterinario le pondrá el mejor tratamiento contra la leishmaniasis que, aunque no la elimina, sí dificulta el crecimiento del parásito y, por tanto, su daño.