LA HIPERHIDROSIS

La hiperhidrosis es es una enfermedad caracterizada por una excesiva producción de sudor. Las glándulas sudoríparas de las palmas de las manos, las plantas de los pies, las axilas y la región craneofacial se muestran especialmente sensibles a estímulos emocionales o térmicos, produciendo una sudoración más intensa para regular la temperatura y contrarrestar la súbida de temperatura.

Tipos de hiperhidrosis

Se suelen distinguir la hiperhidrosis en función de sus causas:

  • Primarias: Las que aparecen sin causas evidentes que la originen. Este tipo de hiperhidrosis tiene un componente genético, lo que significa que hay cierta predisposición a desarrollarla.
  • Secundarias: Las que obedecen a causas externas.

Consejos para la hiperhidrosis

La aparición de la hiperhidrosis no puede prevenirse pero pueden llevarse a cabo algunas medidas para mejorar la afectación que produce sobre la calidad de vida de los afectados:

  • Usar prendas frescas que permitan la transpiración y preferiblemente de fibras sintéticas en vez de fibras naturales, pues repelen el sudor y mantiene la ropa seca.
  • Mantener la vivienda y el lugar de trabajo fresco y bien ventilado.
  • Evitar el consumo de alcohol, café, té, tabaco y alimentos picantes que puedan estimular la producción de sudor.
  • Reducir los efectos psicológicos relacionados con la sudoración, como el estrés, la tensión y la ansiedad.
  • Extremar la higiene corporal y utilizar productos desodorantes para reducir lo máximo posible el mal olor corporal.
  • Llevar encima una muda de ropa para poder cambiarse a lo largo del día en caso de necesidad.
  • Usar ácido bórico o polvos de talco para regular la sudoración, especialmente en los pies.

¿Es necesario acudir al médico por una hiperhidrosis?

La sudoración no suele ser una causa para consultar al médico en sí misma. Habitualmente es un síntoma de algún cuadro clínico más amplio que lleva a una consulta médica.
Sin embargo, cuando la sudoración sea exageradamente abundante e inexplicable, puede ser conveniente acudir al médico para que realice una historia clínica y exploración detalladas y valore la necesidad de realizar análisis u otras pruebas adicionales.