LA DISHIDROSIS

La dishidrosis se caracteriza por la aparición de pequeñas ampollas tanto en manos como en pies, sobre todo en la planta y los dedos de ambas extremidades.

Dichas ampollas, denominadas vesículas, están rellenas de líquido y, además del picor, pueden causar descamación en la zona de la piel donde aparecen. Es frecuente que los pacientes rasquen las ampollas, lo que en muchas ocasiones provoca el engrosamiento de la piel e incluso la infección, en el caso de ampollas de mayor tamaño, que pueden causar dolor.

El paciente con dishidrosis debe entender que padece un problema que puede controlarse con el tratamiento, pero que puede volver a aparecer periódicamente, por lo que la curación completa nunca puede asegurarse del todo.

Factores de riesgo de la dishidrosis

Las personas que tienen algún problema en la piel, como una dermatitis atópica, tienen muchas más probabilidades de sufrir dishidrosis. Es cierto que puede sufrir esta dermatitis eczematosa cualquier persona independientemente de su edad, aunque es más frecuente en personas jóvenes.

También influyen factores como el estrés, la humedad y el contacto con el agua, las alergias, etc.

Tipos

Por lo general, este trastorno puede afectar tanto a hombres como a mujeres, independientemente de su edad. Por ello, veamos los principales tipos de dishidrosis que podemos encontrar:

  • Dishidrosis en las manos

Es el caso más habitual, ya que aproximadamente un 70-80 % de los pacientes que sufre dishidrosis la padece en las manos. Las vesículas suelen aparecer agrupadas y tener un tamaño pequeño, aunque puede darse el caso en que estas ampollas pequeñas se unan y formen burbujas más grandes.

  • Dishidrosis en los pies

En la mayoría de las ocasiones, los pacientes que presentan dishidrosis en los pies la padecen también en las manos. Tan solo un 10 % de los afectados presenta lesiones exclusivamente en los pies.

  • Dishidrosis en los dedos

En los casos más leves o en el inicio de dicha enfermedad, los pacientes presentan ampollas tan solo en la superficie lateral de los dedos, sin extenderse por el resto de la piel.

Consejos para personas con dishidrosis

  1. Utiliza gel de aloe vera: Este es un remedio herbal muy empleado para calmar la piel irritada. Este gel de aloe vera contiene polisacáridos, más conocidos como azúcares complejos, que ayudan a hidratar la piel y la mantienen húmeda. Además, pueden estimular la producción de colágeno, aportando elasticidad a la piel.
  2. Usa compresas húmedas: La humedad de las compresas pueden aliviar en gran medida a los síntomas de picazón o sensación de ardor en la piel. Este remedio favorece a la reducción de la inflamación de ampollas calmar las terminaciones nerviosas de la zona afectada.
  3. Usa jabones suaves y naturales: El uso de jabones suaves o naturales mejorarán y calmarán los signos provocados por el eccema. Recomendamos el empleo de jabones indicados para pieles suaves para que el efecto sea mayor sobre la piel.