LA CISTITIS

La cistitis es la inflamación de la vejiga, la mayoría de las veces, la inflamación es causada por una infección bacteriana y se llama infección urinaria. Una infección en la vejiga puede ser dolorosa y molesta, y puede volverse un problema de salud grave si la infección se disemina a los riñones.

Síntomas de la cistitis

Los síntomas típicos de la cistitis o infección urinaria no suelen ser graves, pero sí resultan muy molestos:

  • Presión en la parte inferior de la pelvis.
  • Dolor o escozor al orinar.
  • Necesidad frecuente y/o urgente de ir al baño.
  • Micciones escasas y frecuentes.
  • Necesidad de orinar por la noche.
  • Orinas turbias o malolientes acompañadas de sangre.
  • Dispareunia: relación sexual dolorosa.

¿Afecta solo a las mujeres?

No, no afecta exclusivamente a mujeres, aunque sí es más frecuente en éstas debido a que su uretra es más corta y está más cercana al ano.

La menopausia también aumenta el riesgo de una infección urinaria. Otros factores predisponentes para infecciones del tracto urinario son la presencia de sondaje vesical, gestación, trastornos que provoquen un inadecuado vaciamiento de la vejiga, diabetes

Consejos para prevenir la cistitis

Además de esto, existen una serie de medidas preventivas que los especialistas recomiendan:

  • Beber mucho líquido, sobre todo agua, y más si el/la paciente se está sometiendo a quimioterapia o radioterapia.
  • Ir a orinar con frecuencia, sin demorar ir al baño si hay necesidad.
  • Ducharse en lugar de bañarse. Si la persona es propensa a sufrir infecciones es mejor no estar en la bañera durante mucho rato.
  • Limpiarse de adelante hacia atrás después de las deposiciones para evitar que cualquier bacteria pueda extenderse a la vagina y uretra.
  • Ir al baño y vaciar la vejiga lo antes posible después de las relaciones sexuales, además de beber un vaso de agua para eliminar bacterias.
  • Evitar utilizar desodorantes con aerosol o productos femeninos en la zona de los genitales, ya que pueden ser irritantes.

¿Qué pasa si no se trata a tiempo?

Las complicaciones más frecuentes incluyen la progresión de la infeccióncon afectación de órganos tales como próstata o riñones, de mayor gravedad que la cistitis aguda, o la cronificación del cuadro.

En casos de infecciones muy recurrentes, pueden llegar a provocar alteraciones de la función renal (insuficiencia renal). La realización inadecuada de tratamientos antibióticos favorece la selección de microorganismos resistentes a los tratamientos y, por tanto, productores de infecciones más graves.