LA CIÁTICA

La ciática se refiere al dolor, debilidad, entumecimiento u hormigueo en la pierna. Es causada por lesión o presión sobre el nervio ciático. La ciática es un síntoma de otro problema de salud. No es una enfermedad por sí sola.

La ciática

La ciática con frecuencia es caracterizada por la presencia de uno o más de los siguientes síntomas:

  • Dolor constante en una nalga o en una sola pierna (rara vez puede presentarse en ambas piernas).
  • Dolor que se agudiza al sentarse.
  • Quemazón o hormigueo que bajan por la pierna (en vez de un dolor sordo).
  • Debilidad, adormecimiento o dificultad para mover la pierna o el pie.
  • Dolor constante en una nalga.
  • Dolor punzante que pueda hacer difícil ponerse de pie o caminar.

Prevención de la ciática

No siempre es posible prevenir la ciática, pero las personas pueden reducir su riesgo de desarrollarla:

  1. Realizar ejercicio.
  2. Fortalecimiento y estiramiento de los músculos.
  3. Mantener un peso saludable.
  4. Mantener una buena postura.
  5. Usar técnicas de levantamiento adecuadas.

El ejercicio regular es una forma efectiva de reducir el riesgo de desarrollar ciática. Son beneficiosos el ejercicio aeróbico, el fortalecimiento muscular específico y los ejercicios de estiramiento.

Medidas para aliviar el dolor

  • Uno o dos días de reposo en cama pueden aliviar el dolor. El reposo en cama más prolongado debilita los músculos del tronco y aumenta la rigidez, empeorando así el dolor de espalda y prolongando la recuperación.
  • Muchas personas sienten alivio durmiendo de lado con las rodillas flexionadas y una almohada entre ellas. Si se duerme boca arriba se puede colocar una almohada debajo de las rodillas. Las personas afectadas pueden seguir durmiendo boca abajo si se sienten cómodas haciéndolo.
  • La aplicación de frio (como bolsas de hielo) o de calor (como una almohadilla térmica) o el uso de analgésicos de venta libre (como paracetamol y fármacos antiinflamatorios no esteroideos pueden ayudar a aliviar el dolor.
  • La fisioterapia y el estiramiento suaves de los músculos isquiotibiales puede ayudar a aliviar los espasmos musculares.