INTOXICACIÓN ETÍLICA

La intoxicación etílica se produce cuando hay un aumento del contenido de etanol en sangre por encima de los niveles tolerados por el organismo.

Este término se puede confundir con el ‘coma etílico’, este se refiere a las fases más avanzadas de este tipo de intoxicación, en las que el cerebro se aletarga y la persona afectada entra en estado de coma, con pérdida de conciencia y sin reaccionar a estímulos.

Fases de la intoxicación etílica

Hay 5 fases de la intoxicación alcohólica por las que se pasa hasta llegar al coma etílico:

  1. Fase de euforia: Es lo que se llama comúnmente como el puntillo. Como norma general si se deja de beber en este punto es difícil sufrir intoxicación etílica.
  2. Fase de intoxicación: Llegado el punto al que el organismo no está acostumbrado a los niveles de alcohol ingeridos, el cerebro empieza a fallar en la coordinación de movimientos, lo cual es causa de caídas y lesiones.
  3. Fase de confusión: El cerebro se ve realmente afectado y es incapaz de permanecer alerta. La persona presenta somnolencia y dificultad para hablar y comprender. En este punto suelen aparecer náuseas y vómitos, ya que el organismo rechaza el alcohol en un intento por protegerse.
  4. Fase anestésica: A los 3 g/L de alcohol en sangre el cerebro empieza a perder el control sobre el organismo. La persona no puede comunicarse correctamente, muchas veces puede llegar a perder la conciencia y el control de los esfínteres. Este es un punto crítico debido a que la persona ya no es capaz de valerse por sí misma y necesita atenciones.
  5. Fase de shock o coma etílico: La tasa de alcoholemia llega a 5 g/L y el cerebro pierde totalmente el control de la respiración y el corazón. Llegados a este punto es imprescindible la asistencia sanitaria, ya que si se alarga este estado las probabilidades de sobrevivir sin daño cerebral disminuyen dramáticamente. Los centros responsables de la respiración se ven afectados y se puede producir parada cardiorrespiratoria y muerte.

Complicaciones

La intoxicación alcohólica puede producir complicaciones graves, entre ellas, las siguientes:

  • Ahogamiento: El alcohol puede producir vómitos. Dado que reduce tu reflejo de náuseas, aumenta el riesgo de ahogarte con el vómito si estás desmayado.
  • Interrupción de la respiración: Inhalar vómito accidentalmente a los pulmones puede producir una interrupción peligrosa o mortal de la respiración.
  • Deshidratación grave: Vomitar puede causar deshidratación grave, lo que produce presión arterial peligrosamente baja y frecuencia cardíaca acelerada.
  • Convulsiones: El nivel de azúcar en sangre puede bajar tanto que se producen convulsiones.
  • Hipotermia: Tu temperatura corporal puede bajar tanto que produce un paro cardíaco.
  • Latidos del corazón irregulares: La intoxicación alcohólica puede hacer que el corazón lata irregularmente o, incluso, que se detenga.
  • Daño cerebral: El alcoholismo puede causar daño cerebral irreversible.
  • Muerte: Cualquiera de los problemas anteriores puede causar la muerte.

Como actuar en caso de intoxicación etílica

  • Si la persona está consciente:

  1. Llama a emergencias.
  2. Aflójale la ropa y ponle en una postura cómoda, con el cuerpo y la cabeza de lado.
  3. Ponerle ropa de abrigo o una manta para evitar hipotermia.
  4. Evita que se duerma.
  5. No darle de comer ni de beber.
  6. Mantente a su lado hasta que lleguen los sanitarios por si cambia su estado.
  • Si la persona no está consciente:

  1. Llama a emergencias.
  2. Comprueba si tiene pulso y si respira.
  3. Si respira, ponle en PLS (posición lateral de seguridad) para que no broncoaspire hasta la llegada del personal de emergencias.
  4. En caso de que no respire, colócale boca arriba con las piernas y brazos estirados junto al cuerpo y empieza a realizar la reanimación cardiopulmonar (en caso de que sepamos como se realiza).
  5. Nunca se debe hacer la técnica de reanimación si el afectado respira de forma espontánea y tiene pulso.