HIPERPLASIA BENIGNA DE PRÓSTATA

La hiperplasia benigna de próstata, es una enfermedad que se produce cuando hay un aumento de medida de una parte de la próstata, la que permite que la orina pase de la vejiga al exterior. Al aumentar de tamaño comprime el conducto urinario en la salida de la vejiga y la persona orina con dificultad.

Se produce en hombres a partir de los 40 años, sus causas todavía se desconocen.

Prevención:

  • Las personas con obesidad tienden a padecer más esta condición.
  • Mantener una alimentación sana y rica en vitamina E y selenio.
  • Visitar al urólogo si se detectan algunos de los síntomas.

Diagnostico:

Cuando se empiezan a manifestar los síntomas, es importante que se acuda al urólogo.

Para detectar el grado de obstrucción, se debe realizar una flujometría de orina.

También se realiza un análisis de sangre y de orina para detectar si hay infección, una ecografía para saber el tamaño de la próstata y hacer un estudio urodinámico.

Tratamiento:

Todos los hombres padecen esta dolencia, lo que no todos necesitan tratamiento si este no le produce complicaciones.

Solo se inicia el tratamiento cuando hay una molestia o dificultad al orinar, aparece sangre, hay retención de orina o hay infección.

Hay tres tipos de tratamientos:

Si hay síntomas leves:

  1. Evitar la cafeína y el alcohol.
  2. Hacer ejercicio regularmente.
  3. No aguantarse las ganas de orinar.
  4. Reducir el estrés, los nervios y la tensión.
  5. No beber mucha cantidad de líquido de una sola vez.

Medicamentos:

  • Estos serán pautados por el profesional médico.

Cirugía, dependiendo sí:

  1. Hay una insuficiencia renal.
  2. Infecciones urinarias constantes.
  3. Hematuria (sangre en la orina).
  4. Hay una obstrucción detectada con el estudio urodinámico.
  5. Retención urinaria recurrente.
  6. Si afecta a la calidad de vida del usuario.