EL IMPÉTIGO

El impétigo es una infección de la piel causada generalmente por la bacteria estafilococo o algunas veces el estreptococo también puede causarla. Suele comenzar cuando las bacterias entran por una grieta de la piel, como una cortadura, rasguño o picadura de un insecto.

Existen dos tipos:

  1. Uno no ampolloso también llamado contagioso, que no cursa con ampollas sino con erosiones de la piel y costras amarillentas con aspecto de miel.
  2. Cursa con pequeñas vesículas y ampollas.

Factores de riesgo del impétigo

  • Los más afectados son los niños y los adultos jóvenes.
  • En los adultos, el impétigo puede ser el resultado de otros problemas cutáneos o aparecer después de una infección del aparato respiratorio superior.
  • Esta enfermedad es más común durante los meses húmedos y calurosos del verano.

Síntomas

  • Aparición de una o más ampollas que están llenas de pus y son fáciles de reventar. En los bebés, la piel es rojiza o de apariencia en carne viva donde una ampolla se ha reventado.
  • Ampollas que causan comezón, están llenas de un líquido amarillo o color miel, que supuran y forman costras.
  • Erupción que puede comenzar como un solo punto, pero que se disemina a otras zonas debido al rascado.
  • Lesiones cutáneas en la cara, los labios, los brazos o las piernas que se propagan a otras zonas.
  • Ganglios linfáticos inflamados cerca de la infección.
  • Parches de impétigo en el cuerpo (en niños).

Como evitar el impétigo

Para prevenir el contagio del impétigo es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Evita compartir toallas, ropa, cuchillas u otros productos de aseo personal.
  • No efectuar contacto con las heridas que supuren.
  • Tener un procedimiento estricto de higiene cuando establece contacto con la piel infectada.
  • Llevar una limpieza rigurosa de la piel para evitar futuras infecciones, sobre todo el lavado de manos.
  • Tener una correcta hidratación de la piel, para que se active la función barrera.