AFTAS BUCALES

Las aftas bucales se definen como úlceras que se producen en la mucosa de la boca, y constituyen una de las enfermedades bucales más frecuentes, junto con la caries.

En líneas generales, son de pequeño tamaño (unos 5 milímetros), tienen un color blanquecino y están rodeadas por un área roja. Suelen persistir durante unos días y normalmente se curan de manera espontánea en una a dos semanas.

Causas de la aparición de aftas bucales

  • Causas mecánicas: por un mordisco involuntario, un restauración dental que produce roce, una limpieza dental excesivamente agresiva, etc.
  • Debido a cambios hormonales.
  • Estrés emocional.
  • Infecciones víricas originadas por patógenos diferentes al herpes virus (en este caso se denominan herpes).
  • Por alteraciones del sistema inmunitario, como es el caso de las alergias alimentarias.
  • Factores hereditarios.
  • El uso de determinados fármacos.
  • Por causas desconocidas.

Como prevenir las aftas bucales

Para prevenir la enfermedad se recomienda:

  1. Llevar una higiene bucal adecuada.
  2. Tener una dieta variada, rica en frutas y verduras.
  3. Consumir alimentos ricos en vitamina C y omega-3.
  4. Evitar comidas muy calientes.

Cuándo consultar al médico

Consulta con tu médico si presentas lo siguiente:

  • Aftas inusualmente grandes.
  • Aftas recurrentes, que se presentan después de que sanan las anteriores, o brotes frecuentes.
  • Aftas persistentes, que permanecen durante dos semanas o más.
  • Aftas que se extienden hacia los labios .
  • Dolor que no puedes controlar con medidas de cuidado personal.
  • Dificultad extrema para comer o beber.
  • Fiebre alta junto con las aftas.
  • Consulta con tu dentista si tienes superficies de dientes filosas o aparatos dentales que parecen provocar las aftas.